Archivo de la etiqueta: Uceda Leal

Gravísimo error.

Gravísimo error haber llamado “toreros honestos” a Uceda Leal y Matías Tejela. En la corrida del domingo demostraron esa total ausencia de honestidad torera, tratando de disfrazar su miedo e impotencia antes los cojonudos Mondoñedos como si fuera una falta de raza de los animales. Y mentira, los animales, especialmente los lidiados en 2do. lugar mostraban el genio y la casta que tienen los animales de verdad, y no la de los estúpidos burracos que algunos crían y les llaman toros-artistas.

Pido mil disculpas a mis cuantos lectores por cometer tan terrible error. Rectifico.

Para mí, la Mondoñedo siempre será una corrida de verdad, una que me hace ilusión. Como en este mundo de las corridas de toros, la crianza del toro es una lotería, un ritual donde la comunión deja mucho al azar. La sangre brava no siempre es brava, y la mansa, aunque siendo una excepción, no siempre es mansa. La corrida de Mondoñedo no deja de ser una corrida provocativa. Podemos llamarla la corrida más dura de estos lados del charco. Por eso, en el sorteo afloran todo tipo de discusiones, se tratan de tumbar animales, recurriendo a cualquier imperfecto para sacarle del encierro. Se discute, se acaloran, se pelea, etc. De todo pasa antes, durante y después de la corrida. Todos saben que ahí, en algún lugar, hay casta. Y muchas veces, de las más peligrosa.

Por eso, a pesar que los tres primeros fueron animales que mansearon, midieron y se rajaron, no eran insufribles. No eran burracos estúpidos. Animales con malicia indígencia, con sentido aguzado, con mala leche. Los 3 siguientes fueron animales bravos -o tal vez, alguno más bravucón. Animales que los toreros no quieren ver ni en un pintura de Goya. Es que ni siquiera en una de Botero. Y así sucedió con Uceda Leal y Matías Tejela. No los quisieron ni ver y trataron de engañar al público santafereños, que una vez más se limpió de la asistencia pop y no comió cuento.

Sebastián Vargas, el torero que en el papel tiene las menores condiciones, se destacó por su entrega y aunque toreó a control remoto y como sus limitadas capacidades lo permitían, por lo menos se le metió en el camino a ese tren que salió en 4to. lugar. Eso se llama pundonor. Leal y Tejela salieron despavoridos, para el hotel. Como se escuchaba a la salida en los pasillos: “¿A qué vino Uceda? ¿De paseo? Pitados, como pedo de loca.

Mondoñedo sacó la casta que su ganadería lleva por dentro. Porque esta tarde comprobé que a mí lo que me molesta es la estupidez insufrible y no la mansedumbre peligrosa, a la que no se le puede andar por ahí faroleando. Para mí, Mondoñedo debe ser la única ganadería obligada en cualquier plaza digna de Colombia. Es más, tienen la casta para lidiar en otras partes. Pero como todos sabemos que no son toritos-pop con ellos no hay bullerengue asegurado.

En varas, buenas peleas, que demuestran cómo son seleccionados y para qué son criados estos animales en las colinas del municipio de Mondoñedo, a apenas 30 minutos desde donde escribo estas líneas.

Abadía Vernaza.

6 comentarios

Archivado bajo Abadía Vernaza, Corridas, Reseña, Santamaría

Luis Francisco Esplá en Colombia.

[Actualización: Lastimosamente, por motivos personales que se agravan por el costo del “gustico”,  no podré viajar este domingo a Duitama. Me duele muchísimo no poder hacerlo, sabiendo que son las últimas oportunidades que tengo de ver algún día a “Paquito” Esplá, como dijo mi tío quien recordaba haberle visto poniendo banderillas magistralmente por allá en los años ’70, cuando tuvo un paso fugaz por Cali. Es una pena. También estará en Armenia el 17 de enero. Tampoco puedo esa fecha porque empieza la Temporada en Bogotá ese mismo día. Tristeza taurina la que siento hoy al escribir esto.]

Me acabo de enterar que el maestro Luis Francisco Esplá toreará en Colombia el próximo 10 de enero. Lo hará en la Plaza de Toros César Rincón en Duitama, Boyacá. Será la despedida de América de un torero que sólo he visto por videos y del cual he leído sus ponencias en diferentes Congresos Taurino y Encuentros de Aficionados. Es una corrida que no me perderé por nada del mundo. Desde mañana me pongo a gestionar las entradas para el próximo domingo junto a mi compañero de andanzas Felipe Botero y, tal vez si se nos pega, mi hermano menor, buen aficionado también. El cartel lo completan Sebastián Vargas, torero de la tierra, que salió mejor parado en Bogotá frente a José Tomás y José María Manzanares con un justo indulto y Uceda Leal, matador de toros que siempre ha sido de los quereres de esta casa. Los animales, de don Jerónimo Pimentel con su hierro de El Paraíso. La cosa pinta.

Sé que en España habría varios blogueros como Rosa J.C. o Manon, entre otros, se nos unirían a este periplo por una de las tierras más taurinas de Colombia. Fue una gratísima sorpresa, sobretodo después de esta decepción tan grande que fue Cañaveralejo.

La foto, como es costumbre es de Manon. De ahí enlazo este post “Historia (incompleta y mal contada) de una tarde apasionante”, despedida de Esplá de Las Ventas en Madrid. Para mí, de las pocas cosas que quedaron del 2009.

Abadía Vernaza.

PD: También quiero rescatar que ese mismo día se celebra una corrida de toros en la Plaza de Toros “La Morenita”, en Choachí, Cundinamarca. Toros donados de “El Paraíso” para Ramsés, Juan Solanilla y Moreno Múñoz. Esta pequeña plaza también es de esta casa y hasta hoy mi rumbo era hacia allá. Pero Esplá puede con todo. Prometo un post cuando baje la marea taurina sobre “La Morenita” y la gestión que hace el señor Pimentel a su Escuela Taurina.

1 comentario

Archivado bajo Abadía Vernaza, Corridas, Noticias, Plaza César Rincón

Entre amor y decepción – 4ta. y 5ta. de abono.

Por Felipe Botero.

Quizá esta pueda ser la frase con que Luis Bolívar se presentó frente a la afición caleña, el 28 de diciembre, a mi concepto ha sido la presentación más decepcionante y mentirosa que le he visto a este joven promesa del toreo. Era claro que todos los matadores estaban frente toros complicados, no la típica carretilla o el ejemplar chiquito y sin mucho armamento al que se estaban acostumbrando los diestros de Cañaveralejo. Eran toros complicados, para lidiadores, para toreros que o les quedara grande un toro y le pudieran hacer una faena como los dioses paganos de la tauromaquia lo exigen, de verdad, en la suerte y enseñando a embestir.

Esto fue lo que le falto a Luis, torear con la verdad  a la que nos tiene normalmente acostumbrados, a un toreo de frente y mandando, a deleitarnos con su profunda derecha y sus certeros naturales, pero este día el toro le quedó grande, y Luis le dio por imitar a su colega Perlaza, mandó las rodillas exageradamente a tierra, toreo como el decálogo que público de Canaveralejo exige. Por todas estas razones y sin descuidar la poco armoniosa estocada, donde se perfiló salido de la suerte y el estoque estaba tan contrario que pareciera haber atravesado horizontalmente la caja del animal, fue premiada con dos orejas poco merecidas.

Por su parte, Uceda brindó el mismo espectáculo de siempre, el que nos recuerda que los toreros son ante todo matadores de toros, y que un buen estoqueador produce ese enorme placer estético. Castella recibió otros dos regalos desde la presidencia, otras dos orejas que dejaron mucho que desear y mucho por esperar.

El 29 por su parte nos llegó con la presencia del gitano Morante de la Puebla, su traje luto y blanco y su espectacular capote de paseo negro, hacían de su presencia esa tarde algo místico, como para despertar expectativas. Pero si los toros no le iban, su orgullo gitano le permitió hacer nada con ellos y dejar el sin sabor en los miles de aficionados que estaban en los tendidos, Ferrera hizo disfrutar con sus tradicionales pares de banderillas, la única duda que se me genera es si el salto después del martilleo del par es para adornar o para tratar de confundir con un intento de asomada al balcón que todos sabemos es inexistente.

Para terminar regreso a Bolivar, el cual entendió que había cierto grupo de aficionados a los que literalmente habia decepcionado la tarde anterior y por tal razón se tenía que reivindicar. Esto hizo que Bolivar regresara a ser de nuestros amores, toreando como es, pausado, disfrutando la faena para él y su animal, con tandas largas de movimientos ortodoxos, llenos de plasticidad, jugando a ese ballet de muerte que es el toreo, con tanto temple que la mano del matador y el recorrido del toro iban a una sola voz. Enhorabuena, Lucho, porque no debes dejar de hacer lo que tu muy bien sabes.

Deja un comentario

Archivado bajo Cañaveralejo, Corridas, El Botija, Reseña

Decepción y rabia – 4ta. de abono.

Hoy me voy de corto, porque estoy aburrido con todo esto. Un va a la Plaza, con la esperanza de ver toreo, arte, tauromaquia, y lo único que hay es un toreo vulgar, incluso por toreros con verdad.

Ayer, a Luis Bolívar, este torero de la tierra, tan querido por esta casa desde el principio, que ha demostrado tener un futuro prometedor, plagado de triunfos verdaderos, con esa clase y torería, acompañada de creciente sabiduría, simplemente no se le dio la gana de hacer las cosas como deben hacerse y se dedicó a destorear, sin sitio, sin mando, sin nada. Obvio, la ignorancia en Cañaveralejo sigue siendo atrevida y lo premió con 2 orejas. Que tristeza, que dolor, ver a Bolívar deshaciendo su tauromaquia en 5 minutos, transformandose en un torero de pueblo, vulgar y efectista, para los cada vez más ignorantes tendidos de Cali. Decepción y dolor de gritarle al torero la verdad de su ausencia. Rabia por recibir la provocación grosera y altanera de Gustavo García “Jeringa”, quien no supo recibir nuestra justa crítica. Como ya no hay ni Peñas, ni nadie que diga algo en Cali, pues los pocos atrevidos son malrecibidos por los de plata, en una preocupación por lo que pasa en las grada y nunca, en el ruedo.

Uceda Leal destacó en su toreo pausado y sabio, sacando lidia a un bronco cuarto, con mando, temple y ortodoxia. Demostró ser ese buen estoqueador, fino y certero con la espada, para rematar una faena con conocimiento, a la cual el otra vez ignorante y atrevido público de Cañaveralejo casi no premia -comparado con la “pañuelitis” que afecta- con un única oreja que, para mí, debe de haberse entregado hasta el momento en la Plaza.

Castella, como siempre, haciendo gala de sus dotes superficiales de niño bueno y pop-star, para atraer el favor del ignorante público. Esos efectos tontos, ahogando la embestida y haciendo giros como cual trompo en Jardin de infantes.

Los toros de Ernesto González, broncos. De mediana presentación, excepto el segundo que era una ratón con cachos. Todos exigian una lidia sin lucimiento y bisuterías, sino con mando y sitio, para vencer el comportamiento tosco y estúpido que tenían estos complicados bichos. De ahí, sólo Leal sacó la casta de torero. Y Bolívar, que dolor, repito.

Si de pronto ves esto, Luis (o Jeringa), vos sabés hacerlo. Vos sabés, no me digás que no. Si se te olvidó, aquí te dejo. Video de la faena a un Victorino en la Feria de Otoño:

Luis Bolívar con Victorino en Otoño from Rosa Jiménez Cano on Vimeo.

Deja un comentario

Archivado bajo Cañaveralejo, Corridas

¡Maestro, no te vayas!

Así de sencillo, maestro, no te vayas. No abandones este mundo taurino de matadores novilleros, sin plaza ni arte. Por favor, sigue dando cátedra, como aquella que nos diste ayer.

(Por motivos de tiempo no alcanzo a decir más. Más tarde continúo).

La clase de Tauromaquia que dictó César Rincón no tiene palabra alguna pa’ describirla. Sería una palabra que refiera maravilla, temple, ganas, pasión, seriedad, entrega, profesionalismo, respeto, sabiduría, mando, pedagogía. Toda una Cossio en una faena. Que cosa tan espléndida. Arrancó lágrimas, hasta las de mi padre, quien le gritaba: “César, no te vayas, sigue dando clase de CÓMO se torea”. Pero aquí estamos, los años pasan y el retiro del Maestro se acercá. Es seguro que el próximo 26 de febrero en Bogotá no será la última corrida que se le vea, el Maestro nunca podrá, ni querrá, abandonar al Toro, pero ahora estamos en Cañaveralejo, a 30 de diciembre, día de su última corrida en Cali, y rogamos que el Maestro os deleite, nos muestre el porqué aún seguimos yendo a la Corridas de Toros, con tanto toros manso y torerito de 3 pesos -la verdad, no son de tres pesos, los hijuemadres cobran en miles de E-U-ROOOS.

Nos salvó la tarde, los 50 años de doña Cañaveralejo, a quién se le han empezado a notar los años, el cansancio de sus directivos, sobretodo en los últimos cinco. Pero, vamos tía, que sos grande, una hermosa copa de champaña dispuesta a brindar tardes de triunfo, delirio y apoteosis. Pero también tardes de aburrimiento, enojo y desilusión. La del 28 no lo fue pero por César, por Rincón, por el Maestro.

Con algo de rabia, mucha, de ver un cartel tan mediocre al lado de Rincón, y sobretodo en fecha tan especial. Un Uceda Leal invisible, incoloro e insaboro. Y un Sebastián Palomo Danko, desteñido, descuajado y novillero. Un torero burdo, sin plaza ni arte, un torero que, de ser yo, daríame pena actuar así ante el César. ¡Saliste decapitado, Sebas, pa’ los leones! No hay derecho ver semejante novillero en semejante corrida -por la fecha digo. Semejante corrida, por la fecha, porque Corrida de Toros no hubo. Los Ambaló mansos. Un encierro manso, manso, manso, para pitos, pitos y pitos. Pero como tenemos que mandar nuestro encierro, no don Estela, porque por algo es vuestra plaza. Claro, pongamos nuestros chivos pa’ celebrar los 50 años, nos hacemos un festín en dólares y no importa nada más. Tenemos a Sebastián, el hijo de Palomo, palomito. NO, SEÑORES DIRECTIVOS, eso no se hace. Respeto con la Plaza, que tanto adoramos, con los aficionados, con el cartel, con la fecha, con la temporada, con la ciudad, con todo. Respeto, por favor y no más eso de pásela por inocente con los toretes. Miremos aquello de que es su (de ellos) plaza:

Cuadro de distribución de los Encierro en Cali (Cada columna es de la misma familia propietaria).

Ambaló Ernesto González Guachicono
Puerta de Hierro Salento Alhama

No. Ganaderías: 6

No. de Corridas: 9

(Y ahí quedan los espacios para Paispamba y Fuentelapeña, también vinculados a las Juntas de la Plaza, y uno más para cualquier ganadería amiga, digamos Mondoñedo, J.B. Caicedo o Las Ventas del Espíritu Santo).

Así que por culpa de esto, de esta rosca, es que el Toro-Toro de Cali, del que ellos tanto hablan, no es más que un chivón. De apenas 4 años, y con escurridos 460 kilos en promedio. Mansos, sosos, así son sus toros-toros. Al menos, ya lo confirmaron Ambaló, Puerta de Hierro, Ernesto González, Salento y Fuentelapeña. Solo sacaron la cara los novillones, parecidos a sus toros-toros, el día de la Novillada Pre-Feria, y evidentemente los Mondoñedos, de lejos hasta ahora el mejor encierro.

Pongámosle fe que los Alhama y los Guachicono recuerden la genética de hace unos años, lo que otrora fueron, y nos de la pelea, porque ustedes también tienen la responsabilidad de meter sus interes en la corrida de hoy, en la despedida del César.

(Por cosas del mundo taurino, el cartel que anuncióse como Rincón, Bolívar y Teruel, quedó convertido en un Mano a Mano entre César Rincón y Luis Bolívar. ¡Que cartelazo, y que chepones los empresarios-ganaderos de la Plaza! Les quedó bombí).

Abadía Vernaza

César Rincón al 1ro. de la tarde.

(Fotos de Agnes Peronnet – ver Galería en burladero.com

1 comentario

Archivado bajo Abadía Vernaza, Cañaveralejo, Corridas