Archivo de la etiqueta: Temporada Taurina 2010

Dos últimas de abono, Bogotá.

Con un aforo hasta la teclas en ambas corridas, las de 14 y el 21 de febrero fueron las únicas que lograron llenar la plaza de la Santamaría. La 1ra. por la expectativa de Enrique Ponce y El Juli, y José Tomás y Manzanares en la última. En ambas, el cartel era completado por un humilde torero de la tierra, el toricantano Moreno Muñoz y el curtido Pepe Manrique. El 14 se corrieron 6 burracos de Alhama. El 21, de Las Ventas del Espíritu Santo.


El 14 de febrero fue una corrida insufrible. Si usted, querido aficionado bogotano, se preguntaba cómo era la temporada taurina en Cali, el encierro de Alhama le mostró cómo está la decandente plaza de Cañaveralejo. Ese día podemos hablar de una “cañaveralización” de la Santamaría. Toros mansos, aburridos, insufribles. Carteles de postín con toreros que le llevan fácil. Al final, la más completa decepción porque no hay ná de ná. Así es Cali y así se está convirtiendo Bogotá. Por poco y en unos años firman a Puerta de Hierro. Es que si hay algo que saben hacer los ganadero-empresarios de Cali es lobby. Y el Dr. Castro es el papá de los helados en eso. En últimas un encierro descastado a morir y una terna de toreros intentando de todos, toreo y destoreo pa’ armar la chupamelculo. Y ni así se pudo. Lo más de la corrida fue la cogida de Moreno Muñoz, que no pasó de una luxación lumbar pero sí demostró la falta de técnica del joven torero y su obstinación por seguir parado frente a la cara del toro. A este mancito lo van a coser a cornadas, lo presiento.

De verdad, me sabía a Cali, al sumarle los calores que están haciendo en la otrora fría Bogotá por culpa del fenómeno del Niño. Más de una pensaría que se había equivocado de plaza. Y así seguía una temporada que, exceptuando 1 y media corrida, no levantaba cabeza.


Y llegó el final de la temporada. El cartel de postín, postinazo. JT, JM y PM (nadie entendería nunca que me refiero al compatriota Manrique). Toros del Maestro Rincón. Se sabía que era una corrida más escogida, completamente personalizada. Como quien dice, vaya a McDonalds y arme su propio McMenú. JT va primero, JM después y Manrique, échele al buche lo que quede. Y así como es costumbre, en palabras de JT en noticias nacionales, venir a principio de año a Bogotá, también lo es lidiar la ganadería de Rincón. Un encierro bien presentado en edad, con toros por encima de los 4 y medio.

Pepe Manrique, el director de lidia (en teoría) le tocó, expresión común, “en suerte” el lote más complicado del encierro. Con más pena que gloria, creo que Manrique lidió con honestidad y trató de estar a la altura de mansurrotes.

JT salió y pa’ qué pero el man impone. Tiene percha. Muy adornado en su “novillo”, se olvidó de su categoría de matador propinando un par de pinchazos, una estocada y par de descabellos hasta escuchar un aviso. Una faena con color distinto pero que no me convencía. El quinto toro y su respectiva lidia fue la quintaesencia de lo que es la “tauromaquia post-moderna”. Un animal aparentemente bien hecho, bien presentado, con 500 y pucha de kilos 4 y medio o más años. Pero, a mi modo de ver, era el animal más triste que he visto en mucho tiempo. El bicho no podía con su animalidad y era estúpido a más no poder. Me recordó ese consejo de mamá que dice “ser noble no es ser güevón”. Este tipo de torito-artista es criado con tan poco peligro y poder que es menos que una carretilla. JT podía pegar 30, 60, 90, 120 o 150 pases y el animal no lo rozaría ni pa’ darle un besito. Es más, de tumbarlo sin querer, el bicho se voltea, le pide disculpas al de Galapagar y vuelve a la muleta. Además, como ya habíamos dicho, no podía con su animalidad, entonces JT le aplica la dosis postmoderna del toreo a media altura, con algodones y pinzas, porque someter y hacer humillar a alguien que es tan buen tipo como que no. En definitiva, el torito iba y venía a diestra y siniestra, eso sí, sin fuerza ni poder de toro bravo. Una pantomina animal y con eso JT armó el zafarrancho, de tauromaquia posmoderna, por supuesto.

En el tercero, Manzanares aplicó una lidia elegante a otro manso que no podía con su alma. Y sale. Bonito, pero y eso pa’ qué? Del sexto pude ver, por fuerza mayor, hasta la segunda tanda. El único toro alegre con transmisión. Y con el bullicio a flor de piel eso olía a indulto desde que abrieron los chiqueros. Santana, magistral con las banderillas, a lo que el subalterno español (perdón no tener su nombre) que venía con Jose María en replica recetó otro gran par, de una forma que con todo respeto no estamos acostumbrados a ver de los subalterno españoles. Y hasta ahí llegué. Opiniones encontradas sobre la faena de Manzanares. Pero yo no puedo decir nada. Lo único que quiero rescatar es un cuadro que me narraron dos personas muy cercanas: “Manzanares sostenía la muleta en su mano derecha, parando como debe ser al toro que en su casta y bravura humillaba y se aprestaba a arrancar la embestida. Y justo en ese instante, como sostenido en el tiempo, el resoplido del bravo toro a la arena hacia ondear la falda de la muleta y parecían abrazarse así durante siglos. Pero en lo que era un abrir y cerrar de ojos, el toro embestía de nuevo y Jose María templaba haciendo el toreo”. Imágenes de una Fiesta que, todos ya lo sabemos, está herida de muerte.

Y “sanseacabó” esto en Colombia.

Juzguen Uds: José Tomás en la Santamaría (lidia del 5to. toro).

1 comentario

Archivado bajo Abadía Vernaza, Corridas, Las Ventas, Santamaría

Mañana, la Mondoñedo.

Lastimosamente, no tengo los créditos de la foto. ¿Será que es alguno de los espléndidos ejemplares que se lidiaron en Cali por allá como el 23 de diciembre de 2007? A mi pesar, no se encuentran muchas fotos de tan bonitos ejemplares.

Mañana, saltarán al ruedo de la Santamaría 6 de estos animales. Confieso que me hace ilusión. Mañana hay promesa de toros. Y de toreros honestos.

¿Les conté la vez que tuve la oportunidad de asistir a una tienta en esta prestigiosa ganadería y vimos una maravillosa vaquilla embistiendo en repetidas ocasiones al caballo, desde querencia a contraquerencia con franca bravura y casta? Las maravillas de esta Fiesta.

Abadía Vernaza.

1 comentario

Archivado bajo Abadía Vernaza, Corridas, Sobre la Fiesta

3ra. corrida en Bogotá (Rejones).

3ra. corrida de abono: rejones. (Quienes me leen con frecuencia saben que ahí está todo. O casi todo).

Sólo quiero decir que, con contadísimas excepciones que siempre deben haber, la práctica actual del rejoneo es un espectáculo circense que ha perdido el respeto por el animal, tanto al toro como al caballo. Sé que es atrevido, y en el toreo de a pie también sucede. Pero, a mi humilde modo de ver las cosas, el rejoneo hace gala de esta ausencia de honor y gallardía.

Abadía Vernaza.

PD: La segunda corrida de abono fue para mí una mansada insufrible, con un novillo en suerte a El Juli que estuvo espantoso, a puro control remoto. El Fandi, sin torear. Y Solanilla, a seguir entrenando, sobretodo, la suerte suprema.

1 comentario

Archivado bajo Abadía Vernaza, Corridas, Reseña, Santamaría

El Toro nos visitó en Bogotá.

He regresado un año más a la Santamaría. A la que acuerdo con sus slogan publicitario (para atraer people, obvio) es la mejor feria de América. Sin ser un dechado de virtudes, la Temporada Taurina en Bogotá es la mejor rematada tanto en toros como en toreros. Es la feria más decente de este lado del charco. A la novillada no fui, no me levanté. A la corrida sí. Y menos mal lo hice.

El Capitán Barbero ha enviado un encierro con todas las de la ley, en trapío y comportamiento. Todos los toros tuvieron la seriedad que manifiestan los animales bien criados y bien enrrazados. Desde el sorteo, se veía en los corrales una corrida serie, bien plantada, una tarde con ají. Y como ya es costumbre acá, y en todo lado, estas corridas serias, poderosas le tocan “en suerte” (porque acá de azaroso no hay nada) al cartel con menos peso de todo el ciclo taurino, en este caso, la penosa “corrida de colombianos”. Los 6 toros de Santa Bárbara revelaron la falta de sitio, técnica y valor de los tres alternantes. A mi modo de ver, fue de esas corridas que tanto me gustan, donde el Toro, la supuesta bestia bruta, humilla el honor de la razón humana. Los tres pobres toreros nunca supieron qué hacer con los animales del Capitán, y a punta de trapazos quisieron disfrazar faenas que, afortunadamente, no todos se tragaron, especialmente en los tendidos de sol. Una tarde donde el grito de Toro, Toro, Toro hizo su aparición en todos los turnos, y los espadas, honor por el suelo, no podían hacer nada para evitarlo. Además, sus pocas condiciones así se los permitían. Dos toros premiados con vuelta al ruedo, junto a dos orejas regaladas para no seguir “insultando” más a la razón humana. Es más, me sorprendió ver a la Santamaría tan entregada al animal, cuando para nadie es un secreto que esta Plaza es más de toreros.

Pero es que ayer Bogotá tuvo a bien recibir la visita de 6 toros, con bravura los más, con resabios de manso los menos. Pero animales que destaparon la incapacidad torera de los actuantes y salieron vencedores en una tarde donde al final, después de despedir a los toreros entre algunos aplausos y algunos pitos, la afición pidió la vuelta al ruedo al ganadero, quien humildemente, disfrutando de su triunfo, accedió a saludar desde el tercio frente al burladero de matadores. El mismo burladero donde todos, subalternos y apoderados, sacaron cartilla a ver si alguno de los matadores podían entender qué hacer con alguno de los animales. Y que así no hicieron.

Palmas unánimes al terminar la corrida al ganadero, quien cumplió con su cuota de la tarde, enviar un gran encierro. No digamos que lástima que no haya habido toreros, eso ya lo sabíamos. Mientras haya toros, al menos yo, soy feliz. ¡Y nos falta la Mondoñedo!

Abadía Vernaza.

1 comentario

Archivado bajo Abadía Vernaza, Corridas, Reseña, Santamaría

Luis Francisco Esplá en Colombia.

[Actualización: Lastimosamente, por motivos personales que se agravan por el costo del “gustico”,  no podré viajar este domingo a Duitama. Me duele muchísimo no poder hacerlo, sabiendo que son las últimas oportunidades que tengo de ver algún día a “Paquito” Esplá, como dijo mi tío quien recordaba haberle visto poniendo banderillas magistralmente por allá en los años ’70, cuando tuvo un paso fugaz por Cali. Es una pena. También estará en Armenia el 17 de enero. Tampoco puedo esa fecha porque empieza la Temporada en Bogotá ese mismo día. Tristeza taurina la que siento hoy al escribir esto.]

Me acabo de enterar que el maestro Luis Francisco Esplá toreará en Colombia el próximo 10 de enero. Lo hará en la Plaza de Toros César Rincón en Duitama, Boyacá. Será la despedida de América de un torero que sólo he visto por videos y del cual he leído sus ponencias en diferentes Congresos Taurino y Encuentros de Aficionados. Es una corrida que no me perderé por nada del mundo. Desde mañana me pongo a gestionar las entradas para el próximo domingo junto a mi compañero de andanzas Felipe Botero y, tal vez si se nos pega, mi hermano menor, buen aficionado también. El cartel lo completan Sebastián Vargas, torero de la tierra, que salió mejor parado en Bogotá frente a José Tomás y José María Manzanares con un justo indulto y Uceda Leal, matador de toros que siempre ha sido de los quereres de esta casa. Los animales, de don Jerónimo Pimentel con su hierro de El Paraíso. La cosa pinta.

Sé que en España habría varios blogueros como Rosa J.C. o Manon, entre otros, se nos unirían a este periplo por una de las tierras más taurinas de Colombia. Fue una gratísima sorpresa, sobretodo después de esta decepción tan grande que fue Cañaveralejo.

La foto, como es costumbre es de Manon. De ahí enlazo este post “Historia (incompleta y mal contada) de una tarde apasionante”, despedida de Esplá de Las Ventas en Madrid. Para mí, de las pocas cosas que quedaron del 2009.

Abadía Vernaza.

PD: También quiero rescatar que ese mismo día se celebra una corrida de toros en la Plaza de Toros “La Morenita”, en Choachí, Cundinamarca. Toros donados de “El Paraíso” para Ramsés, Juan Solanilla y Moreno Múñoz. Esta pequeña plaza también es de esta casa y hasta hoy mi rumbo era hacia allá. Pero Esplá puede con todo. Prometo un post cuando baje la marea taurina sobre “La Morenita” y la gestión que hace el señor Pimentel a su Escuela Taurina.

1 comentario

Archivado bajo Abadía Vernaza, Corridas, Noticias, Plaza César Rincón