Archivo de la etiqueta: 2da. de abono

¿De qué va todo esto? Sobre la Fiesta y la 2da. de abono.

Estuvimos ayer en la 2da. de abono en Bogotá, con un lleno de esos que ahora sólo parecen darse cuando hay rejoneo. Y es que sigo insistiendo que cuando la principal “atracción” de una Feria es un rejoneador, esto ya dice mucho de la decadencia que está viviendo la Fiesta. Pero vamos por partes, que hoy quiero dejar claro a qué va todo esto de los toros dentro de mi.

En esta corrida se echaron 4 animales de Agualuna, jamás vista y que así como vinieron, se fueron. Y 2 de Ernesto González Caicedo, santacolomas que les faltó mucho. Según escuchaba por ahí  -tampoco es que le pare muchas bolas a lo que dicen en la radio- la primera ganadería es de J.P. Domecq y administrada por Félix López, ex-picador y dueño de cuadras de caballos. Si es cierto o no, vaya uno a saber, hay más “enteraos”. Si son la sangre domecquiana de este lado, who knows. La verdad, es que los 4 “hidrolunares” -por joder- apenas podían sostenerse en sus 4 patitas. Torería moderna, de media altura y de posmo-torito besando el suelo. Ya una constante, lindos pero inútiles. O más qué inútiles, sin razón. Acá es donde empiezan los problemas.

Para mi, A.V., la tauromaquia es un ritual trágico. Un espacio de lucha intessa y poderosa… the clash! La corrida de toros se sustenta en el valor de la vida frente a la muerte y en la tensión mortal entre la razón humana y la fuerza animal. Un combate primigenio que poco tiene de condescendiente. Elemental, 2+2… Razón vs. Fuerza… Pero cuándo no hay fuerza, ¿de qué va todo esto? Sabemos que todos los de a pie -o como es de nuevo moda, a caballo- tienen la suficiente inteligencia para sortear los embates del toro, con adorno, gracia, chusquera y un poco de arrogancia. Son personas en sus 5 sentidos, capaces de lidiar a un burraco. Ahora bien, cuando se echa un mono de 500 kilos pero que apenas recibe el 1er. capotazo pierde sus manitas -y muchas veces sus patitas- la lucha ya pierde todo sentido para mi. Apenas y me interesa qué es lo que sucede en ese ruedo. No hay fuerza, no hay poder, no hay miedo, no hay respeto. Ahí nos podríamos quedar 50 tardes tirando mantazos y sumando orejas a modo de goles… Baaah, me aburro. Y no sólo eso, me causa lástima. Dirían que estoy siendo reduccionista y desnaturalizando la Fiesta. ¡No, my friends, yo no desnaturalizo la tauromaquia. Pido verdad! Un toro sin integridad animal, eso y una carreta es lo mismo 4 real. No le paro bolas, esa es la verdad. Soy demasiado conciente de las capacidades “toreras” de muchos de los que visten luces. Quisiera verlas ante TOROS. Aquí ya vamos desenrredando a qué voy.

Ahora, hablemos del monopuyazo… Si vamos a poner una sola entrada al caballo -insuficiente siempre para medir la bravura-, por lo menos pónganla bien. En lo alto del morro, midiendo al animal en su FUERZA y BRAVURA. Sin rectificar, sin barrenar, sin tapar la salida, manejando la cabalgadura. Voy a ser condescendiente por 2 segundos. Pongamos una bien y luego hablamos de poner más, ¿ok? No faltará quien diga “tirate y ponela vos”. Ojalá yo pudiera decir eso cuando la cago en mi trabajo… “Vení, y hacé esta campaña vos, diría”. Si se acaba la pica, no vuelvo. No tiene sentido. La belleza de la embestida del toro, la lucha, el poder de la fiera, del toro bravo. Es el primer escenario brutal, donde el protagonista es el Toro. No se la tiren, por favor.

Entonces, así, sumemos:  toros íntegros, con fuerza y entereza y puyas bien puestas como eje de la Fiesta. Se iría recomponiendo esto, ¿no?

Ahora, ya que las banderillas (siempre que sean 3 de regla) y la lidia a pie siguen gozando de cierta coherencia -más allá de las ventajas que algunos usan-, me centraré a hablar del rejoneo. Igual Pablo Hermoso toreó el domingo y esta es la “crónica” de esa tarde. Comienzo diciendo que no puedo desconocer que el rejoneo es de las primeras formas de la tauromaquia y debe ser parte de la Fiesta. Tampoco, el valor que tienen la doma y la monta durante la faena y este arte, en general. Sin embargo, para mi, el rejoneo representa la vanguardia en la desnaturalización de la Fiesta -me gusta más decir “popculturización” torera. Aunque ejecutado en puntas  podría ser una suerte tan “peligrosa” como la pica antes del siglo XX y demasiado cruel para nuestros tiempos, dirían, traería verdad y mucho más detalle a la ejecución. Pero a consecuencia de esta “ventaja”, el rejoneo actual -prácticamente sin excepción- es tremendista y pantallero. Una mojiganga. Poco del parar, templar y mandar. Metiendo jamelgos por donde sea porque como el chasis es otro y no hay pitones. Y junto a ellos, en nuestras Plazas, no existe conocimiento de los tiempos de la lidia a caballo, no hay verdadero control. Si el que está a caballo bien quiere podrían quedarse ahí horas, música ON y banderillas. Muéstreme un Presidente de corrida que no esté inexorablemente a merced del rejoneador. Lo dicho una parranda, para público parranderos… Aún así debo decir que he visto en Pablo Hermoso de Mendoza algo más de seriedad en la lidia en algunas ocasiones, así este domingo no haya sido de mi agrado. Merece llamarse “torero” a caballo. Sin embargo, mientras que el rejoneo no sea en puntas, así como la falta de fuerza, no. Something is missing.

Y ya para cerrar, pocas líneas podré dedicar a lo que sucedió este domingo. David Mora no estuvo a la altura de una Plaza como la Santamaría. Y aunque poco valía lo que tenía enfrente, no encontró la mano suficiente para llevar al toro, siquiera con algo de gracia. En el que lidió, porque otro se despaturró. As usual (¿?).

Luis Bolívar salió a pasar el primero de su suerte, que tampoco venía con nada, menos fuerza. Lo manteó con decoro -lo poco que recuerdo- y listo. Creo que le dieron una oreja. ¿O no? Ya no sé. A Mora le dieron una por ahí. En su segundo, Bolívar tuvo el más viable de los “agualunos”. Fuerza, barely enough. Algo de casta y bravuconería. Pero con pesar, el panameño-caleño no logró embarcar DE VERDAD la embestida, no metió las güevas -que es lo mismo que cargar la suerte- y no hizo humillar al burraco con miedo, comprensible aunque no justificable, a que perdiera las manos. Torería a control remoto, con un par de metros entre el moreno y el azabache. ¡Qué bella expresión para una lidia sin mucho! No voy a negar el valor que debió tener para tirarse a matar sin más que el estoque. Así fuera para cerrar una faena desapretada. En primer intento, pinchazo y a volar. Segundo, en medio de los pitones, sin muleta, plantó una estocada que fue muy valerosa y certera. Agraciado con una oreja, algunos decían que por la “faena”, otros que por los huevos de la estocada. Más allá, me duele la inconstancia de Bolívar.

Foto por mi amigo, Andrés Rivera.

Y ya en el último turno, P.H. con toros de Ernesto González, oriundos de Cali, Valle, ve. Para ser breve, Pablo Hermoso salió con las orejas cortadas y poca verdad le vi en su lidia. Digamos que consecuencia de esas orejas y rabos regalados por el paso por Colombia. Eso como que sobra a cualquiera. Tuvo algún quiebre o paso del caballo por los terrenos del toro. Pero, con exceso, metió de más a los caballos, siendo alcanzado tres o cuatro ocasiones. ¿Menos mal y existe el afeitado? En su primero, correlón, pudo dar círculos, poner banderillas, mirar al tendido, armar jaleo y cortar dos orejas. En su segundo, un mansote con toda, tuvo que sacar más del libro, poner algo más de lidia, pero el bicho no daba. Desesperado con el rejón de muerte, echo a tierra y ahí quedó todo.

En fin, otra tarde más que nos fuimos con poco para la casa. Nos fuimos en medio de la discusión por la estocada de Bolívar, el pedido de 7mo. de Mora que no fue, los paseos entre tablas de Pablo Hermoso, el ruedo de la Santamaría, etc., pero olvidando que mientras no haya toros íntegros con fuerza y entereza, las poquísimas razones de esta mágica y trágica Fiesta se caen por su propio peso. Como quienes ya sabemos.

Abadía Vernaza.

4 comentarios

Archivado bajo Abadía Vernaza, Corridas, Reseña, Santamaría, Sobre la Fiesta

3ra. corrida en Bogotá (Rejones).

3ra. corrida de abono: rejones. (Quienes me leen con frecuencia saben que ahí está todo. O casi todo).

Sólo quiero decir que, con contadísimas excepciones que siempre deben haber, la práctica actual del rejoneo es un espectáculo circense que ha perdido el respeto por el animal, tanto al toro como al caballo. Sé que es atrevido, y en el toreo de a pie también sucede. Pero, a mi humilde modo de ver las cosas, el rejoneo hace gala de esta ausencia de honor y gallardía.

Abadía Vernaza.

PD: La segunda corrida de abono fue para mí una mansada insufrible, con un novillo en suerte a El Juli que estuvo espantoso, a puro control remoto. El Fandi, sin torear. Y Solanilla, a seguir entrenando, sobretodo, la suerte suprema.

1 comentario

Archivado bajo Abadía Vernaza, Corridas, Reseña, Santamaría

¡Hemos vuelto! Novillada y algo del bororó con Guerrita.

Pero antes, hay que decir las cosas como son. Y las cosas son que este año no iba a hablar de la temporada taurina de Cañaveralejo. ¿Por qué? Simplemente, porque este año no estoy abonado. Este año, por compromisos en otras tierras, no estaré hasta el final de la Feria. Es más, no iba a estar en Cali durante las fiestas de Fin de Año. But, that’s life. Heme acá, de nuevo, yendo a Cañaveralejo por no sé ya cuántos años consecutivos. Eso sí, no voy a todas y de esas me callaré. No me importará que escuche, que me cuenten, nada. No hablaré. Si Felipe Botero o alguien más de mi entera confianza sobre su criterio taurino asiste y así mismo se motiva, lo publicaré. Evidemente, bajo su nombre y no el mío. “As clear as an unmuddy lake” como diría Alexander DeLarge. Ah, y hasta ahora, vamos hasta el 31.

Va larguito, estas están saltables. Pero se pueden leer, como por no dejar.

Ahora sí, procuraré no hablar tanta cháchara. Rápidamente, comentarios sobre la Temporada en general, cómo está montada y eso: ¡Pues salta a la vista! En el papel, una temporada más decente. Se nota algunita manito (¿de quién será, de quién será?) aunque haya sido suavecita. Eso sí, mucho Luis Bolívar, mucho, mucho. Pero bueno, el hombre tiene la ventaja de ser caleño y figura. Hay cómo meterlo ¿Sabéis por qué no firmó en Bogotá? Indagad, se escucha un chisme bombi. Se percibe una temporada más decente, cón “algo” por ahí. Un no sé qué, no sé dónde, y como que así ha vendido. Es que cuando se meten la narices al menos pa’ tratar de pillarse qué habas se cuecen pues la cosas cambian. Esperemos.

Entrando en materia de la novillada, sosa, tediosa, como suelen ser las novilladas en Cañaveralejo. ¿O las corridas también? La verdad, ni una pizca de emoción. Obvio, son pelaos, empiezan, tienen mucho camino por recorrer. Y de eso se trata la vida, o al menos así me decían los viejos, de aprender. Como dicen, hay que leer. Y todos seguimos por ese camino. Pero en sí, la novillada muy poco en ella. Suertes mal ejecutadas, lo que se traduce en una pésima lidia y terminado en una sosísima noche de corrida. El comportamiento de los novillos de Paispamba dejó mucho de qué desear. Los vi flacos, escurridos y apenas aceptablemente armados. El 5to. fue castigado con unas justas banderillas negras, de las cuales sólo se pusieron 2. Pero hay que resaltar que es un castigo completamente olvidado y que poquísimos exigen. “Ay, que banderillas tan feas”, comentaban algunos. Pero todos sabemos que el día de la cabalgata, de noche, en ese “mierdero” y novillada, no se va a toros, porque ¡ajá, pa’ qué! Así se vio. Ni fu, ni fa.

Seguir leyendo después del salto que ahora empieza lo carnudito, sí que sí.

Segunda de abono. 1ra. Corrida de Toros. Aforo de 1/2 plaza. Toros de El Paraíso para los matadores Paco Perlaza, Guerrita Chico y el rejoneador Álvaro Montes. Se ha celebrado una aceptable corrida de toros, de comportamiento irregular tendiendo a potable y bueno…

Nah, vosotros sabéis que acá no hablamos así y no nos ponemos con pendejadas. Al punto, al grano, al furúnculo del asunto y que es lo que los tiene buscando en Google y disparando las visitas (y supongo que a otros, why not, blogs de toros que hablen de Cali). ¡A lo bien, y de puro tas tas, Guerrita Chico la cagó! Cometió el error más estúpido que pudo haber cometido en su carrera de ¿matador? de toros! Mirame, compay, morder la mano que te da tu corrida más importante de tu calendario, eso no hace. Ahora, desconocer la autoridad de la Presidencia es  más grave aún. ¿En virtud de qué? De un buen toro que daba para una faena importante pero dudo mucho la excepcionalidad (obvio, del animal) que exige el Reglamento Nacional Taurino para conceder el indulto. Así que vamos por partes:

1. Guerrita Chico tiene su corrida más importante en Cali. Digamos, esta es su plaza. Acá se forjó como novillero y matador. Acá tiene una cita año tras año y en esta es la única que lo veo anunciado en una plaza de 1ra. categoría. Entonces, simplemente, una soberana estupidez hacer eso. Es la peor deshonra y más aún si es siendo en una plaza que le ha apoyado. Es morder la mano que dá de comer, como se dice por ahí.

2. Desconocer la autoridad de la Presidencia, sobretodo en una completa falta de criterio profesional ¡Imperdonable! Ausencia de toreria total. Completa ausencia de profesionalismo. Completa ausencia de conocimiento de la tauromaquia, de las condiciones del animal, de la lidia. Peor aún de amor propio y de conciencia de lo hecho en el ruedo. Que el público festivo y guapachoso pida indulto, pues bueh, eso pasa hasta en la mejores plazas del mundo. Que pesar el torito y así. Pero de un profesional del mundo del toro es incompresible No quiero usar palabras fraude, desvergüenza e irrespeto… Ups, ya lo hice. Pero bueno, es verdad. Dejemos así y sigamos con el sermón. Entonces, pa’ redondear, es un muestra de la incapacidad profesional del matador de toros, lo que deja en entredicho sus conocimientos, maneras y pundonor torero. Y de eso se trata todo esto. De arte, de técnica, de torería. Por ahí leí que Guerrita Chico si volviera a nacer no sería torero. Hombre, yo también escogí mal qué quería hacer en la vida y cambié. No es el fin del mundo. Hay otras opciones. ¿Y por qué digo esto? Porque es cierto. Demostró incapacidad y desconocimiento.

Ahora, se vienen otras implicaciones. Escribo esto en hot, hot, hot, pero tengo pendiente revisar bien el procedimiento a seguir y procuraré velar por el cumplimiento de este. Multa y veto son las que deben aplicarse. El Presidente actuó bien, insistiendo en avisar la excesiva tardanza y desconocimiento de su Autoridad al ordenar la muerte de un toro sin “excepcionales condiciones y comportamiento durante la lidia”. Ah, qué dijeron, que yo no leo. Y Guerrita se pifió, es que no hay de otra.

Ahora, como en Cañaveralejo las cosas no suelen ser lo que parece, mi malpensamiento y agriura, porque bien Grinch soy, me hace pensar cosas, cositas por ahí. Y como uno para oreja y además se imagina cosas, pues ese “indulto” (DEVOLUCIÓN A LOS CORRALES, ehem) tiene un tufito que no se me va a escapar. Torito vivo y padreando, mis polacas. Pero ahora dejemos ese temita así.

La Presidencia está actuando con mano dura (y poco corazón grande jeje). Eso hay mano metida por ahí. Se ve, se siente, el Valle está presente. Y pues nada, pa’ eso está. Aplaudo decisiones acertadas y Reglamento en mano. Que siga así porque pa’ eso está. Me indigna que un torero que acusa tanta incapacidad vaya a Cali, pero también esos teje-manejes que aún no están del todo claros. La buena actuación de la Presidencia, en representación del Gobierno de la Ciudad, es el principio pa’ tratar de acabar ese zafarrancho que es Cañaveralejo y que terminó en ese fiasco de temporada que fue la pasada (Lo que nos motivó a cantar verdades el último día. Y gustaron los versitos, saben. Mucha gente los recuerda con cariño y ternura. No podíamos quedarnos callados. Simplemente, no se podía).

No me gusta dejar de lado al Protagonista de la Fiesta, así su papel en la tarde esté relegado y hasta desaprovechado. Del encierro digo que me gustó, en general. La ganadería de El Paraíso siempre tiene esa pizca de emoción y raza que salva tardes Al menos, para mí, tres de los animales tuvieron esa punta de bravura. Animales sin la vistosidad y trapio que en muchas ocasiones ha mostrado Pimentel, pero algo de raza. Lástima la incompetencia de los matadores de a pie, Perlaza y Guerrita por si las moscas (sabéis que de rejoneo no hablo, pero me gustó en algo). Pero mientras exista pésima lidia por falta de tauromaquia, pérdidas. Se fueron buenos toros al destazadero y nosotros a hablar de decretos, reglamentos, sanciones y cosas de esas. Así es esto. Seguimos esperando la “comunión”. Y mientras tanto, nos entretenemos con los farolines tan chuscos que se arman en los alrededores. ¡Ay, volver es tan divertido!

Se les quiere.

Abadía Vernaza.

PD: Les prometo Artículos del Reglamento Nacional Taurino pero es que en Cali estamos de Feria y uno llega tarde a casa. Y hay que dormir. En serio.

Deja un comentario

Archivado bajo Abadía Vernaza, Cañaveralejo, Corridas, Novilladas, Reseña

Otra vez por fuera…

Lastimosamente no alcancé a llegar a Bogotá para la 2da. de abono en Bogotá. No logré hacer el recorrido terrestre entre Cali y Bogotá, y al llegar a los límites de la ciudad, ya era hora de sonar el paseíllo. Me tocó conformarme con escuchar en la radio -odio cuando eso sucede- las incidencias de la corrida. Con el triunfalismo auditivo que eso implica. Oí sobre toros bien armados y con trapío del bueno. El juego disparejo. (Lo de los pitones lo corroboré cuando vi las imágenes del resumen noticiario. Eran de respeto, la verdad).

Sobre el desarrollo de la lidia, y la corrida como tal, espero los comentarios de mi amigos Botija, quien de nuevo y muy cumplido con su labor, estuvo presente. ¡Aparecé, hombre, no ves que ahora te necesito con urgencia. Colaborá!

Lamento haber faltado de nuevo, no vuelve a ocurrir lo juro -ya escribo desde Bogotá y acá permaneceré el resto del tiempo. Pero sí siento esa nostalgia del ausente, porque me considero de esos aficionados que pretende ir a todas las corridas sin falta, a esperar. Y lo cuernos de hoy eran especiales. Pero como no todo pueden ser malas noticias, a falta de dos festejos menos, parece que voy a poder asistir a la despedida de Rincón en Medellín, un día antes del mano a mano en Bogotá. Correrías taurinas las de ese fin de semana, pero me alegra porque no contaba para nada con ir a La Macarena. Penúltima y última corrida de Rincón, un lujo que no imaginaba. Haced fuerza pa’ que esta semana se concrete.

Un saludo,

Abadía Vernaza

Ahh, olvidé decirlo, para dentro de 8 días estaba anunciado Palomo Danko, quien se cae del cartel aduciendo una lesión matando un toro a puerta cerrada en España. El reemplazo será Sebastián Castella. No me emociona, ni mucho menos, pero creo que al menos es un torero de más capacidad y sitio que el “novilleril” Danko.

1 comentario

Archivado bajo Abadía Vernaza, Corridas, Santamaría