Archivo de la etiqueta: Temporada Taurina 2008 – 2009

Coplas al Desastre en Cañaveralejo – Resumen de Feria.

A ritmo de copla paisa, en esta verbenal plazuela, queremos dejar nuestra protesta al fracaso que hubo esta Feria. Nada más folclórico se merecen las corralejas en Cañaveralejo.

Y yo con este guayabo
Y así toreara Perlaza
Me vine ilusionado
A cantarle a la Plaza.
(BIS)

Le digo a la Presidencia
Que no me dé más orejas
Porque esto ya no se sabe
Si es corrida o corraleja.
(BIS)

Y hoy le digo a la Junta
Que d’esto yo sí me canso
Porque de toriles sale
Puro puro toro manso.
(BIS)

Y yo le canto a la Junta
Aquí yo, que soy Valluno
Que yo sí vuelvo a la plaza
Pero si es al 3 por 1.
(BIS)

Y yo les advierto a ustedes
Que esto se está acabando
Por que la Junta en la Plaza
A todos está engañando.
(BIS)

Y yo le canto a la Junta
Que debe de estar perdida
Porque cuando acabe esto
Ella queda intervenida.
(BIS)

Copla de Emergencia:
Yo le digo al ganadero
Que no de más Chococono
Porque yo estoy aburrido
De ese toro de Guachicono.
(BIS)

Por cuestiones personales y familiares no he me podido sentar a reseñar la corrida del 1ro. y del 2 de enero. Pero, obvio, ahí estuve viendo el petardo de los toreros colombianos frente a los tíos de Mondoñedo. El 2 fue una corrida más soportable, después profundizo en esto.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Abadía Vernaza, Cañaveralejo, Corridas

Con menos palabras – 8va. de abono.

Por Felipe Botero

Si lo anterior me dejó sin palabras, la corrida del 1 de enero, confirma todo lo dicho y me deja peor que antes. En mi concepto una de las mejores ganaderías del país que por raras razones no salió favorecida en la entrega de los trofeos un año atrás, se le otorgó una vez más el peor cartel de la feria, el compuesto por los tres colombianos. Con esto no demerito las espadas criollas, sin embargo sabemos que aquellos toreros que tiene más tardes en el año, tiene mejores capacidades para enfrentarse a toros maduros y complicados.

La corrida de Mondoñedo no estuvo bien presentada, de hecho muy débil en tal cuestión, los animales parecían adelgazados y chupados durante el viaje, y existía una evidente desproporción en la relación entre la corpulencia la cara y los pitones. de hecho el único que respondía bien al tipo de presentación proveniente de tal dehesa, fue el mas rajado del encierro.

Literalmente los toros arrasaron y se devoraron vivos  a los espadas, quienes uno tras otro entraron a matar a unos completísimos animales, a los cuales se les pudiera haber sacado infinidad de pases.

Porque digo que esta corrida confirma lo dicho en el post anterior, puesto que es resultado de la misma rosca, junta directiva y ganaderías la que define las fórmulas de los carteles , por tal razón aseguran a las grandes figuras o simplemente a quienes han toreado más y en más plazas durante todo el año a sus mediocres ganaderías, impidiendonos la posibilidad de ver toros de verdad en manos de lidiadores. !Hasta cuando nos quedaremos callados en Cali! Esta feria no está siendo ni limpia ni transparente.

No todo fue mal, rescato el excelente comportamiento de los animales en los caballos.

Felicidades, les deseo un año muy taurino y lleno de algerías.

1 comentario

Archivado bajo Cañaveralejo, Corridas, El Botija

Sin palabras – 7ma. de abono

Por Felipe Botero.

No hay por que escribir muchas cosas sobre las dos corridas mas tortuosas de la temporada, el 30 de diciembre, Ambaló hizo lo propio, es decir nada, corrida bien presentada pero ausente de casta, no se pudo ver absolutamente nada, la tarde se hizo lenta aunque el tiempo real de la corrida no dio más de 2 horas.

Hasta cuando vamos a seguir dándole chance a ganaderías que año tras año nos hacen lo mismo, nos roban y engañan con pésimos encierros. La respuesta es fácil, hasta que la Plaza de Toros deje de ser dirigida por los cómodos y embusteros ganaderos.

No encuentro más adjetivos para seguir hablando de esta tarde y no los quiero aburrir.

2 comentarios

Archivado bajo Cañaveralejo, Corridas, El Botija

No más toros de las Directivas – 7ma. de abono.

¡No más la porquería de toros enviados por los hermanos Estela a Cañaveralejo! Un encierro completamente manso, estúpido e insoportable, una pusilánime mansedumbre que ni para el destoreo sirve. Animales sin raza, sin una pizca de casta. ¿Bravura? Qué es eso, se preguntan los Estela. Fue una tarde de tedio, de rabia, de ganadero pícaro, oyéndose en los tendidos, y con justa razón. Pero nah, ellos tranquilos, sentados en su palco de sombra, desentendidos del desempeño porque como ellos mismos son los “dueños” de la Plaza, entonces ahí estarán el próximo año.

De la corrida nada se puede decir. Cristóbal Pardo, mentiroso y vulgar. Joselito Adame, sin arte y con miedo. De Joao Moura, no digo porque el rejoneo no me va. Pero tan mal estuvo el encierro que ni el festivalero rejoneo levantó el ánimo.

¡No más toros de la Mafia Directiva! Veto a Ambaló y Puerta de Hierro, las ganaderías más mansas de estas tierras. Es que dejen de ser tan putamente descarados.  Una cosa es tener el puestico asegurado y mantenerse ahí, a medias. Pero el descaro de enviar tan terrible encierro y seguir tan campante es algo que no se puede soportar. No queremos más rosca en la Plaza de Toros de Cali, manejada por una mafia ganadera que lo único que está haciendo es acabar con la Feria Taurina de Cali y convirtiendo a la otrora Monumental de Cañaveralejo en una plaza de 3ra. donde sólo se celebran amañadas corralejas.

¡No más! Fuera a la Empresa-Ganadera de Cali, fuera Ambaló, fuera Puerta de Hierro! Queremos encierro de verdad, no la mierda de toros que con descaro y amaño echan a Cañaveralejo. Hace años, estas dos ganaderías -de una misma familia- hicieron méritos para no volver a Cali. La gente sí es estúpida, y los Empresarios-Ganaderos se frotan las manos con ello. Fuera, pícaros.

2 comentarios

Archivado bajo Cañaveralejo, Corridas, Reseña

El placer de ver toros – 6ta. de abono.

Por Felipe Botero.

Después de 5 pésimas corridas, llenas de bueyes faltos de casta, no hay nada mas reconfortante que volver a ver toros, toros de verdad, esto permitió el encierro de Juan Bernardo Caicedo, 6 toros excelentemente bien presentados, aunque un poco corto de peso con el desarrollo físico y muscular necesario para que se brindara un buen espectáculo. Bien armados, astifinos, en total, toros para presentar.

La tarde fue de animales, casi que para tres induultos (esto con la vara de medida de la presidencia de Cañaveralejo). El 4 de la tarde, el jabonero de Barrera, era a mi concepto el más “indultable” del encierro, no es sino recordar con alegría, la iracunda pelea que dio en la cabalgadura de Ánderson Murillo, una vara como para recordar, como para pararsele a aplaudirle. El problema fue que le falto lidiador, un maestro que lo hiciera mas visible. Esto claro está sin decir que Barerra no lo haya hecho bien, puesto que además de iniciar su faena con una larga cambiada en el centro del ruedo me perduran algunas de sus tandas en los recuerdos.

Guerrita, no opinaré mucho, me alegra que haya indultado, pero les aseguro que el indulto fue por mérito propio del toro, no se hasta donde las dos orejas para él.

De Castella me imagino habrán leído la dura crítica de Abadía, de la cual concuerdo en dos cuestiones. En primer lugar, el toro era un toro de recorrido y no debió  arrimarse tanto, además que desaprovechó la embestida limpia con que arremetía el animal por el pitón izquierdo. Pero le reconozco que ese indulto si fue obra suya, ya que el animal de excelentes condiciones daba lo justo para una vuelta al ruedo, pero por mérito del matador el animal se mostró un poco más y el toreo pausado de Castella, seguro y arriesgado, a mí me convenció.

En fin de cuentas el gran triunfador de la tarde fue Juan Bernardo Caicedo y m alegro mucho por él. Si Mondoñedo no sale con nada, le aseguro el trofeo este año.

El comentario extra: reprochable la respuesta de Armando Rivera a los antitaurinos que se metieron al ruedo. Usted no es policía, Señor, y hasta no ser agredido no puede responder, menos en tal condición.

Deja un comentario

Archivado bajo Cañaveralejo, El Botija, Reseña

Entre amor y decepción – 4ta. y 5ta. de abono.

Por Felipe Botero.

Quizá esta pueda ser la frase con que Luis Bolívar se presentó frente a la afición caleña, el 28 de diciembre, a mi concepto ha sido la presentación más decepcionante y mentirosa que le he visto a este joven promesa del toreo. Era claro que todos los matadores estaban frente toros complicados, no la típica carretilla o el ejemplar chiquito y sin mucho armamento al que se estaban acostumbrando los diestros de Cañaveralejo. Eran toros complicados, para lidiadores, para toreros que o les quedara grande un toro y le pudieran hacer una faena como los dioses paganos de la tauromaquia lo exigen, de verdad, en la suerte y enseñando a embestir.

Esto fue lo que le falto a Luis, torear con la verdad  a la que nos tiene normalmente acostumbrados, a un toreo de frente y mandando, a deleitarnos con su profunda derecha y sus certeros naturales, pero este día el toro le quedó grande, y Luis le dio por imitar a su colega Perlaza, mandó las rodillas exageradamente a tierra, toreo como el decálogo que público de Canaveralejo exige. Por todas estas razones y sin descuidar la poco armoniosa estocada, donde se perfiló salido de la suerte y el estoque estaba tan contrario que pareciera haber atravesado horizontalmente la caja del animal, fue premiada con dos orejas poco merecidas.

Por su parte, Uceda brindó el mismo espectáculo de siempre, el que nos recuerda que los toreros son ante todo matadores de toros, y que un buen estoqueador produce ese enorme placer estético. Castella recibió otros dos regalos desde la presidencia, otras dos orejas que dejaron mucho que desear y mucho por esperar.

El 29 por su parte nos llegó con la presencia del gitano Morante de la Puebla, su traje luto y blanco y su espectacular capote de paseo negro, hacían de su presencia esa tarde algo místico, como para despertar expectativas. Pero si los toros no le iban, su orgullo gitano le permitió hacer nada con ellos y dejar el sin sabor en los miles de aficionados que estaban en los tendidos, Ferrera hizo disfrutar con sus tradicionales pares de banderillas, la única duda que se me genera es si el salto después del martilleo del par es para adornar o para tratar de confundir con un intento de asomada al balcón que todos sabemos es inexistente.

Para terminar regreso a Bolivar, el cual entendió que había cierto grupo de aficionados a los que literalmente habia decepcionado la tarde anterior y por tal razón se tenía que reivindicar. Esto hizo que Bolivar regresara a ser de nuestros amores, toreando como es, pausado, disfrutando la faena para él y su animal, con tandas largas de movimientos ortodoxos, llenos de plasticidad, jugando a ese ballet de muerte que es el toreo, con tanto temple que la mano del matador y el recorrido del toro iban a una sola voz. Enhorabuena, Lucho, porque no debes dejar de hacer lo que tu muy bien sabes.

Deja un comentario

Archivado bajo Cañaveralejo, Corridas, El Botija, Reseña

Decepción y rabia – 4ta. de abono.

Hoy me voy de corto, porque estoy aburrido con todo esto. Un va a la Plaza, con la esperanza de ver toreo, arte, tauromaquia, y lo único que hay es un toreo vulgar, incluso por toreros con verdad.

Ayer, a Luis Bolívar, este torero de la tierra, tan querido por esta casa desde el principio, que ha demostrado tener un futuro prometedor, plagado de triunfos verdaderos, con esa clase y torería, acompañada de creciente sabiduría, simplemente no se le dio la gana de hacer las cosas como deben hacerse y se dedicó a destorear, sin sitio, sin mando, sin nada. Obvio, la ignorancia en Cañaveralejo sigue siendo atrevida y lo premió con 2 orejas. Que tristeza, que dolor, ver a Bolívar deshaciendo su tauromaquia en 5 minutos, transformandose en un torero de pueblo, vulgar y efectista, para los cada vez más ignorantes tendidos de Cali. Decepción y dolor de gritarle al torero la verdad de su ausencia. Rabia por recibir la provocación grosera y altanera de Gustavo García “Jeringa”, quien no supo recibir nuestra justa crítica. Como ya no hay ni Peñas, ni nadie que diga algo en Cali, pues los pocos atrevidos son malrecibidos por los de plata, en una preocupación por lo que pasa en las grada y nunca, en el ruedo.

Uceda Leal destacó en su toreo pausado y sabio, sacando lidia a un bronco cuarto, con mando, temple y ortodoxia. Demostró ser ese buen estoqueador, fino y certero con la espada, para rematar una faena con conocimiento, a la cual el otra vez ignorante y atrevido público de Cañaveralejo casi no premia -comparado con la “pañuelitis” que afecta- con un única oreja que, para mí, debe de haberse entregado hasta el momento en la Plaza.

Castella, como siempre, haciendo gala de sus dotes superficiales de niño bueno y pop-star, para atraer el favor del ignorante público. Esos efectos tontos, ahogando la embestida y haciendo giros como cual trompo en Jardin de infantes.

Los toros de Ernesto González, broncos. De mediana presentación, excepto el segundo que era una ratón con cachos. Todos exigian una lidia sin lucimiento y bisuterías, sino con mando y sitio, para vencer el comportamiento tosco y estúpido que tenían estos complicados bichos. De ahí, sólo Leal sacó la casta de torero. Y Bolívar, que dolor, repito.

Si de pronto ves esto, Luis (o Jeringa), vos sabés hacerlo. Vos sabés, no me digás que no. Si se te olvidó, aquí te dejo. Video de la faena a un Victorino en la Feria de Otoño:

Luis Bolívar con Victorino en Otoño from Rosa Jiménez Cano on Vimeo.

Deja un comentario

Archivado bajo Cañaveralejo, Corridas